emb_paraguay
Presidente Maduro agradece solidaridad y apoyo del ALBA-TCP a Venezuela PDF Imprimir E-mail
Escrito por MPPRE   
Lunes, 17 de Diciembre de 2018 12:58

alba

Bajo el lema “En defensa de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”, la República de Cuba acogió este viernes la XVI Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), en el marco del XIV Aniversario del organismo.

 

 

Al término de la jornada de deliberaciones, en horas de la noche, fue emitida la Declaración final del encuentro que, entre otros asuntos de interés regional, ratifica el apoyo y reconocimiento de la coalición al presidente Nicolás Maduro Moros, a quien auguran éxitos de su gestión al frente de la República Bolivariana de Venezuela a partir de la toma de posesión del próximo 10 de enero.

 

A continuación, la Declaración íntegra:

Reiteramos nuestra voluntad de continuar impulsando la construcción de un nuevo orden internacional, democrático, justo, inclusivo y equitativo, en el que sea efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre determinación de los pueblos. Un orden que promueva la cooperación y el multilateralismo, al mismo tiempo que repudie el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales.

 

Ratificamos nuestro compromiso con la concertación política, la cooperación y la integración, conscientes de que sólo la unidad entre nuestros pueblos dotará a las naciones latinoamericanas y caribeñas de una mayor capacidad para hacer frente a la injerencia y dominación política y económica, históricamente impuesta por los poderes hegemónicos globales.

 

Ratificamos la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como mecanismo de concertación política regional, basado en la estricta observancia y defensa de los principios del derecho internacional, incluidos la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la libre determinación a la soberanía, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos de cada país.

 

Reconocemos el activismo de la República del Salvador en aras de favorecer el desarrollo y fortalecimiento de la Celac desde su presidencia pro tempore.

 

Reafirmamos al Estado Plurinacional de Bolivia nuestro respaldo en su ejercicio de la presidencia pro tempore de la Celac en el año 2019.

 

Insistimos en que las medidas coercitivas unilaterales son contrarias a la carta de Naciones Unidas y el derecho internacional, vulneran las reglas internacionales del comercio, amenazan la paz y la seguridad internacional y restringen el disfrute de los derecho humanos de la población de los estados contra los cuales se aplican.

 

Acatamos la necesidad de que las organizaciones internaciones, en particular la Organización Mundial del Comercio (OMC) adopte las medidas que se requieran para enfrentar las violaciones a las normas del comercio internacional que entrañan las medidas coercitivas, unilaterales y de que los estados y sus agrupaciones adopten acciones para impedir los efectos de la extraterritorialidad que las acompañen.

 

Denunciamos el carácter extraterritorial de muchas de estas mediad que no solo afectan los indicadores socioeconómicos de los estados afectados, sino también, dañan los intereses económicos y comerciales de terceros.

 

Expresamos nuestra preocupación por las agresiones y acciones contra la paz y la seguridad regional, especialmente las amenazas de uso de las fuerzas contra la República Bolivariana de Venezuela, que atentan contra la proclama de América Latina y El Caribe como zona de la paz, firmada por los Jefes de Estado y de Gobierno en la II Cumbre de la Celac, celebrada en La Habana, los días 28 y 29 de enero de 2014.

 

Destacamos la resistencia del Gobierno y pueblo venezolano frente a la injerencia externa, las medidas coercitivas unilaterales y la constante manipulación mediática contra su país.

 

Reiteramos nuestro apoyo y reconocimiento al gobierno electo del presidente Nicolás Maduro Moros, a quien auguramos éxito en su gestión al frente de la República Bolivariana de Venezuela, a partir de la toma de posesión del próximo 10 de enero de 2019.

 

Rechazamos el accionar injerencista de los Estados Unidos, que utiliza, una vez más, a la Organización de Estados Americanos (OEA) en su política intervencionista contra la soberanía, la libre determinación y el orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, la República de Nicaragua y otros países.

 

Ratificamos nuestro apoyo incondicional al gobierno y pueblo de Nicaragua en su decisión de continuar defendiendo su soberanía, la paz, los notables avances sociales, económicos, de seguridad y de unidad nacional alcanzados.

 

Reiteramos el reclamo de la comunidad internacional de que se levante de manera incondicional el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba que constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los Derechos Humanos del pueblo cubano y cuyo carácter extraterritorial afecta a todos los Estados.

 

Celebramos la aprobación en la Asamblea General de las Naciones unidas por vigésima séptima ocasión de la resolución que reclama el fin del bloqueo y ratifica el rechazo abrumador a esta política.

 

Reiteramos nuestra solidaridad con el compañero Lula da silva, líder emblemático de nuestra América, preso político en Brasil.

 

Lamentamos las modificaciones anunciadas al programa Más Médicos de Brasil que impone condiciones inaceptables e incumple las garantías acordadas para la participación de los médicos cubanos en el programa.

 

Rechazamos los cuestionamientos a la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos.

 

Reafirmaos nuestro apoyo comprometido al pueblo y gobierno de Bolivia en su histórico y justo derecho a una salida al mar con soberanía.

 

Instamos a la República de Chile y al Estado Plurinacional de Bolivia a reiniciar el diálogo e intercambio, en el marco de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, con el propósito de resolver el enclaustramiento marítimo de Bolivia.

 

Rechazamos enérgicamente las medidas adoptadas contra hermanos países caribeños, considerándolos jurisdicciones no cooperativas, a la vez que exhortamos a revisar los criterios de graduación como países de renta media, lo que dificulta su acceso al crédito y a la cooperación internacional.

 

Reafirmamos nuestro continuo apoyo a los países caribeños en su reclamo de compensación por el genocidio de la población nativa y los horrores dela esclavitud y la trata de personas.

 

Reafirmamos nuestro compromiso de enfrentar el cambio climático, consciente de que las causas de este fenómeno radican en los modelos irracionales e insostenibles de producción y consumo impuesto por el sistema capitalista. Las agresiones a nuestra Madre Tierra muestran impactos negativos evidentes, lo cual impone premura en el accionar de la comunidad internacional al respecto.

 

Hacemos énfasis en la considerable vulnerabilidad de nuestros países ante los efectos climáticos y los desastres naturales. El ALBA-TCP hace un llamado a la plena implementación del acuerdo de París, tomando como base el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas para detener el calentamiento global y trabajar en el desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza.

 

Reafirmamos nuestro compromiso en la preservación y fortalecimiento de las instituciones surgidas en el seno del ALBA-TCP, que benefician a nuestros pueblos a través de la cooperación, la complementariedad económica y la concertación.

 

Expresamos nuestra voluntad de estudiar la posibilidad de implementar nuevas iniciativas en el seno del ALBA-TCP que promuevan el beneficio equitativo y complementario de las economías de los países miembros.

 

Reconocemos la necesidad del dialogo constante entre las fuerzas políticas progresistas y los movimientos sociales. El ALBA-TCP tiene el deber de ser una plataforma que propicie el encuentro de organizaciones sociales de la región, conscientes de que la unidad de nuestros pueblos constituye el baluarte de la soberanía de los Estados latinoamericanos y caribeños.

 

Felicitamos al Gobierno y pueblo cubano por el 60 aniversario del triunfo de la Revolución cubana contra las fuerzas imperialistas de los Estados Unidos y la dictadura de Batista.

 

Ratificamos la plena vigencia de las palabras del Comandante Fidel Castro, el 8 de octubre de 1995 en la oncena cumbre del Movimiento de Países No Alineados, cuando expreso: “No somos simples espectadores, este mundo también es nuestro mundo. Nadie puede sustituir nuestra acción unida, nadie tomará la palabra por nosotros. Sólo nosotros y sólo unidos podemos rechazar el injusto orden político y económico mundial que se pretenden imponer a nuestros pueblos.

Última actualización el Lunes, 17 de Diciembre de 2018 13:19
 

Otras Noticias

botones_tramites_consulares
Derechos_humanos_copia
unasur-logo
avn
fundayacucho